Lifschitz cree que la batalla final serán contra Perotti

Por Darío Schueri, desde Santa Fe.

Por: Darío Schueri – Desde Santa Fe

Faltan dos domingos para las elecciones PASO provinciales (con Semana Santa de por medio). De entre los ocho postulantes a la gobernación, sólo cuatro tienen chance de sentarse los próximas cuatro años en el Sillón del Brigadier. El Gobernador Lifschitz los redujo a dos: Antonio Bonfatti y Omar Perotti. No habrá cisne negro.

Es una verdad histórica electoral que las campañas proselitistas no acaparan la centralidad de la atención ciudadana hasta un par de días antes de acudir a votar, y menos aún en las PASO; pero en este caso tiene un condimento político trascendente: Omar Perotti o María Eugenia Bielsa quedarán en el camino el domingo 28. Junto con sus carreras políticas. Para Antonio Bonfatti y José Corral los votos que obtengan dentro de dos semanas, serán un buen punto de partida – o no – para las definitivas del 16 de junio.

Las dos elecciones provinciales realizadas hasta ahora en Neuquén y Río Negro (al momento de escribir esta columna se votaba PASO en Chubut y Entre Ríos) mostraron a fuerzas locales triunfantes, alejadas de la dicotomía a esta altura socio psico cultural, “kirchnerismo – macrismo”.

A fuerza de ser honestos con las realidades políticas, en Neuquén ganó el Movimiento Popular Neuquino que gobierna desde el año 1962; y en el Río Negro Arabela Carreras, candidata de Juntos Somos Río Negro, aseguró la continuidad del espacio político que se referencia con el actual mandatario Alberto Weretilneck quien, como se recordará, su candidatura para ser reelegido fue impugnada por la Corte Suprema.

Sobre esa base de experiencias recientes se cimienta la esperanza del FPCyS en Santa Fe; relativamente novel fuerza política en la que conviven mayoritariamente radicales y socialistas, acompañados por la nada desdeñable presencia territorial del histórico PDP y la creciente, sobremanera en Rosario, ex CC- Ari (ahora CREO).

En Santa Fe la “grieta” no es entre macristas y cristinistas; sino entre el socialismo y los radicales en Cambiemos, quienes no dejan pasar oportunidad para literalmente “sacarse los ojos”.

El peronismo, salvo el yerro político de mostrarse en la foto con Cambiemos por reclamos electorales, está enfrascado en su interna; como diría Reutemann, “no hay 16 (de junio) sin 28 (de abril).

¿Dónde están los radicales?
Un juez de primera instancia y una Cámara avalaron – en el caso de los segundos publicitarios proselitistas radiales y televisivos que paga el Estado – lo que políticamente sostienen los radicales NEO: por más que la Convención provincial (no el Partido) haya sido intervenida desde Capital Federal y el “sello” radical esté en Cambiemos, el grueso de la dirigencia radical está dentro del FPCyS. O al menos la mitad, según estimó el gobierno provincial; aunque Felipe Michlig se arrogue la interpretación porcentual de “casi el 100 %”.

De todos modos, de la misma manera que la boleta única debiera ser revisada para su perfeccionamiento luego de 8 años de existencia, estimamos que la publicidad proselitista que paga el Estado, merced a una ley ideada por Luis Rubeo y perfeccionada luego por el entonces Ministro de Gobierno Rubén Galassi, debería ser reconsiderada.

Honestamente creemos que no cumple fielmente con los equitativos fines perseguidos por el autor, transformándose en un fárrago casi insoportable, básicamente para los oyentes de radio. Explorar la manera de que las boletas únicas sean exhibidas al público antes de que las reciban en el aula de la escuela, podría ser una variante.

Cambiemos y el estigma económico.
Cambiemos no las tiene todas consigo. El aspirante gubernamental José Corral se tiene que hacer cargo de las desventuras económicas nacionales, como cuando la semana pasada una ofendida vecina -kirchnerista según se desprende de un reportaje que le hicieron- de un barrio rosarino le hizo saber su enojo en uno de los tradicionales timbreos, acompañado en esta ocasión por nada menos que el Ministro del Interior Rogelio Frigerio.

Corral hace lo que puede, cargando sobre su espalda la pesada mochila de una hiriente situación económica que no distingue pelo ni marca. Llega un momento en que el hartazgo, y consecuente fastidio con la clase política en campaña, se transforma patológicamente en irascibilidad social generalizada. Hay que tener “el cuero bien curtido” para salir a la calle con propuestas por estos días.

Reutemann: genio y figura.
Si bien los medios consignan que no lo hizo durante todo el año pasado en el recinto, Carlos Reutemann al cumplir 77 esta semana que pasó, habló. No dijo nada que no se supiera de sus actitudes: no votará a Cambiemos en la Provincia; tampoco dio la impresión de que lo haga por el PJ: “seré neutral”, equidistó. Si Perotti ganare las Paso, el 16 de junio seguramente Reutemann lo votará.

Aprovechó para decir que Macri “no hizo las reformas estructurales”. Tal vez debería haber puntualizado que no las hizo dentro de los cien días de “luna de miel”, como le critican los economistas liberales y “el mercado”.
Las benditas “reformas estructurales”, salvo los aumentos de combustibles y tarifas que se trasladan a precios retroalimentado la inflación, aún son una deuda pendiente. Y por ser éstas una deuda pendiente, los especialistas estiman que generan desconfianza, devaluando la moneda nacional a favor del dólar, que para evitarlo el gobierno apela a secar la plaza de pesos con la consecuente recesión, que no detiene la inflación y da forma al extraño fenómeno económico de “estanflación”.

La tormenta perfecta.
Encuestas según Lifschitz.
¿Hay encuestas?, inquieren con curiosidad científica vecinos, empresarios, funcionarios y políticos varios. Si; pero no las divulgamos, respondemos. Por lo visto el Gobernador no sólo que las posee, sino que elípticamente las da a conocer. Acaba de dar a entender que Omar Perotti ganará las PASO en su Frente, y que las generales del 16 de junio lo tendrá pugnando por la Casa Gris contra Antonio Bonfatti con lo cual, además de asestarle un golpe mortal a María Eugenia Bielsa, le bajó el precio al candidato José Corral; “está tercero después de Bonfatti y Perotti”, soplan al oído los allegados al Gobernador. Bielsa, de acuerdo con los sondeos que maneja el gobierno, estaría debajo de Corral.

No mas sondeos, salvo lo que escribe el columnista de La Capital Mauricio Maronna: “en Rosario, una última medición de una consultora que reporta para la Casa Rosada estableció que Macri tiene una imagen positiva del 20 por ciento, algo que tira por la borda cualquier intento de ganar, al menos, la ciudad”. Y agrega Maronna: “hoy, Cantard (Albor) está detrás del candidato de los socialistas, Emilio Jatón, en la lucha por la Intendencia de la capital santafesina”.

Naturalmente desde la carpa de Cambiemos afirman todo lo contario: “esos números son dibujados y tendenciosos; vamos a ganar la Provincia, Rosario y Santa Fe; el socialismo después de tres períodos se agotó”, alientan.

Pullaro versus Perotti.
Maximiliano Pullaro no anduvo con ambigüedades para responderle a Perotti sus filosos reclamos sobre la inseguridad. Haciéndose eco de las promocionadas (por el oficialismo) contradicciones políticas del candidato peronista, Pullaro afirmó que Perotti “es un poco abortista y un poco antiabortista, un poco kirchnerista pero un poco macrista; fue un poco menemista, pero también estuvo en contra de las privatizaciones. Así no se puede conducir la fuerza policial”, asestó.

Paritarias electorales.
Finalmente el gobierno cerró las paritarias más allá de las bravatas del Gobernador, quien afirmaba que “no habría un peso más” tras las primeras reuniones y paros de los docentes, que tanto ofendieron a la Ministra de Educación Claudia Balagué. El acuerdo final fue de entre un 15 y un 17 con cláusula gatillo Diciembre (tal como sugeríamos en esta columna) incluida.

Un intelectualmente lúcido funcionario intentó explicarnos que gobernar es ser pragmático y solucionarle la vida, en el caso de la docencia, a los padres que ven su vida alterada con los paros, por más que se crea que el mayor desgaste político es del gremialismo. El arte de negociar una paritaria se transforma en una tensa partida de ajedrez simultánea entre Estado (gobierno), gremios y público contribuyente; sobremanera en un año electoral.
De esta manera, una maestra de grado inicial cobrará en marzo $ 25.251 de bolsillo. El periodista Nelson Castro le preguntó a una docente santiagueña (a propósito de una cobertura sobre la trágica muerte de tres maestras que viajaban a dar clase “a dedo”) cuánto cobraba: “con 17 años de antigüedad, $18.000” le respondió. Omar Perotti y Oscar “Cachi” Martínez proponen en sus plataformas políticas boleto gratuito para todos los alumnos y docentes.
Biodiesel en problemas.

La Secretaria de Energía Verónica Geese hizo saber su preocupación por la decisión del gobierno nacional de obligar a los fabricante de biodiesel (Santa Fe concentra 18 de las 22 plantas nacionales) a entregar combustible a pérdida, bajo la amenaza de aplicarle la Ley de Desabastecimiento, “que ni siquiera Guillermo Moreno se atrevió a hacer”. También las empresas de bioetanol se vieron perjudicadas con un cambio de fórmula.